Cómo evitar el acoso escolar

Formas positivas de promover la bondad

 HK_0213_HappyKids

por Meredith Montgomery

 

La Asociación Nacional de Educación calcula que 160,000 niños se ausentan de la escuela todos los días debido al miedo que tienen de ser atacados o intimidados por otros estudiantes. El acoso (bullying) es más que una palabra que está de moda. Según StopBullying.gov, se define como una conducta agresiva entre niños de edad escolar que incluye, entre otras cosas, un desequilibrio real o percibido de poder.

Kelly Hughes, una consejera escolar del Bayside Academy, en Daphne, Alabama, ha observado un cambio dramático en las conductas relacionadas con el acoso escolar. Ella ha notado que: “Los niños no se dan golpes, puños o se empujan tanto como antes. En su lugar, están usando una agresión relacional personal que incluye palabras hirientes, miradas de odio, cuchicheos y exclusión de la persona, que se agrava mediante los medios sociales y los teléfonos celulares”

Aunque existen leyes contra el acoso escolar en 49 estados (Montana es la excepción), los enfoques para atender este problema varían. Hughes indica: “En mi trabajo, paso mucho tiempo repitiendo: ‘Solo se bondadoso’. Uno obtiene mayores resultados promoviendo conductas bondadosas y siendo ‘pro-héroe’ que explicando por qué el acoso es hiriente”.

Tomando control calmadamente

Eric D. Dawson, presidente y cofundador de Peace First (PeaceFirst.org) con sede en Boston, también cree en el poder del lenguaje positivo. “Necesitamos alejarnos del lenguaje fuerte que hace que los niños se enfoquen en lo que no deben hacer y, en su lugar, encender su imaginación moral, invitarlos a convertirse en solucionadores de problemas.

Para contrarrestar el acoso en la sociedad, Dawson sugiere que nos convirtamos en modelos a seguir y hablemos y celebremos el lograr la paz. “No podemos esperar que nuestros hijos nos escuchen si les decimos que no sean violentos y que compartan, pero luego actuamos de forma agresiva al conducir o al colarnos en una fila. También podemos preguntar a los niños qué hicieron para mantener la paz ese día y qué aprendieron al hacerlo.”

Fundada en 1992 en respuesta a la epidemia de violencia juvenil, la organización Peace First provee programas y herramientas gratuitas en línea para enseñar a los estudiantes cómo desarrollar destrezas que ayuden a mantener la calma y cómo decir no a la violencia. La organización sin fines de lucro se basa en la premisa de que los niños tienen una aptitud natural para lograr establecer la paz y que puede enseñarse, al igual que se enseña cualquier otra materia en la escuela. Su currículo enseña y fortalece las destrezas básicas sociales y emocionales relacionadas con la comunicación, la solución creativa de los conflictos, el valor, la cooperación, la empatía y la participación civil.

Un estudiante de la Ciudad de Nueva York comentó: “Peace First enseña que incluso si alguien no te cae bien, eso no debe afectar la forma en que trabajan juntos para lograr algo… poner la paz primero hace que mi corazón lata con más amor”.

Bueno para nosotros y para los demás

El International Forgiveness Institute (IFI) (InternationalForgiveness.com), en Madison, Wisconsin, se ha unido al movimiento contra el acoso escolar. A base de la investigación del fundador del IFI, Robert Enright, Ph.D., y sus colegas, el instituto trabaja para fomentar el perdón y lograr la renovación personal, grupal y social. El doctor Enright está convencido de que al perdonar a una persona hiriente, comienza una transformación personal que puede mejorar la autoestima y la esperanza. Los estudios científicos de Enright demuestran también que cuando los niños aprenden sobre el perdón, los sentimientos de rabia, depresión y ansiedad se reducen.

“Creemos que el perdón es una opción”, explica Enright. “Al perdonar, es posible que se beneficie la persona que usted perdona, pero el beneficio para usted es mucho más grande.”

Enright recuerda sus experiencias trabajando con hombres encarcelados que cumplían sentencias de cadena perpetua. “Lo primero que los terapistas asignados le pidieron al grupo fue que contaran sus historias; que hablaran sobre el dolor y el daño a los cuales habían estado expuestos”. Un hombre comenzó a llorar y dijo que nadie nunca le había pedido que contara su historia”. El terapista escuchó un relato sobre las crueles medidas disciplinarias a las cuales lo sometían en su casa cuando niño y reconoció una correlación entre esa experiencia y el crimen que cometió. “No estoy justificando sus acciones, pero podemos ver que era un hombre que estaba marcado por terribles heridas”. Muchos acosadores escolares tienen una historia y necesitamos sacar tiempo para escucharla.

“Dado que los que participan en el acoso a menudo están llenos de rabia por también haber sido víctimas de acoso, llega un punto en el que no les importan las consecuencias de sus acciones, incluida la detención”, explica Enright. En lugar de concentrarse en la prevención de conductas no deseadas, indica: “Nuestro programa está dirigido a erradicar el coraje del corazón de los acosadores para que dejen de hacerlo”.

Un participante de escuela elemental del Forgiveness Program concluye: “Es difícil perdonar a alguien de inmediato si ha herido mucho tus sentimientos. Puede que a uno le tome más tiempo apreciar su valor y demostrarle que verdaderamente lo has perdonado… pero al final de cuentas vale la pena”.

Meredith Montgomery es editora de Natural Awakenings en Mobile/Baldwin, AL (HealthyLivingHealthyPlanet.com).

 

Las escuelas que participan en Peace First experimentan una reducción promedio de 60 por ciento en la violencia, una reducción de 50 por ciento en el número de armas traídas a las escuelas y un aumento de 70 a 80 por ciento en el número de estudiantes que participan en el proceso de mantener la paz.

 

La paz en acción

 

Cuando un estudiante de primer grado regresó al salón de clases afectado después de haber sido víctima de acoso por un niño de cuarto grado en el baño, la maestra expuso el caso a sus estudiantes para ver cómo usarían los principios de Peace First. El niño recibió el apoyo de sus compañeritos de clase de inmediato y llegaron a la conclusión de que sentirse seguro era un derecho de cada estudiante y no un lujo. De ahí en adelante implementaron un sistema de ir al baño acompañado por otro compañero de clases.

Luego invitaron al acosador de cuarto grado a su salón de clase para escuchar cómo cada uno de los estudiantes de primer grado se sentía personalmente afectado por el incidente. También se le requirió que durante dos semanas pasara la hora de recreo con los estudiantes de primer grado. Esto se convirtió en una experiencia transformadora para todas las personas afectadas. El estudiante de más edad pasó de ser un victimario a una persona responsable que se preocupaba por los demás. El estudiante mejoró su conducta, ayudaba de forma voluntaria en el salón de clase y a la hora de recreo compartía con los estudiantes de primer grado, no con los de cuarto, para apoyar a los estudiantes y a la maestra de primer grado

“Hay un concepto erróneo de que fomentar la paz es andar tomados de manos y cantar canciones”, explica el presidente de Peace First, Eric D. Dawson. “Es más bien un conjunto de destrezas que nutren el desarrollo humano. Es trabajar en conjunto para solucionar un problema.”

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

 
 
previous next
X